Me rindo


Esta semana tome una de las decisiones mas difíciles de mi vida.

Decidí sacarte de mi vida, no me dejaste otra salida, no hay otra manera, esta vez es por mi.

Pensé que podiamos llevarnos bien, que después de todo lo que vivimos y de todo lo que dialogamos por fín habiamos encontrado ese punto medio en el que los dos podíamos estar de acuerdo en lo mejor para ambos. Nuevamente me equivoque, te creí otra vez, creí ciegamente en tus palabras y durante unas horas sentí la tranquilidad de estar haciendo lo correcto…

Poco me duró el gusto hasta que mi teléfono sonó de nuevo, en ese momento no pude contestar, pero casi de inmediato volvió a sonar, otra vez y otra y otra; en ese momento me di cuenta que algo andaba mal, me di cuenta que volví a sentir temor de contestar esa llamada, sabía que si lo hacia, sin importar la razón, me iba a doler. No me equivoque.

Nuevamente las palabras carecían de sentido, de razón, de amor; sigo sin entender lo que dices sentir por mi, pero te puedo decir que no es amor. El amor se terminó hace mucho, tal vez fue sustituido por la necesidad, la dependencia y la costumbre en tu caso, pero en el mio fue la necesidad de compañia, la lástima y también la costumbre las que me hicieron quedarme tanto tiempo, a veces una luego la otra a veces todas.

¿Por qué demonios no pudimos dejarnos antes de hacernos tanto daño, antes de tener que llegar a estos niveles? No tengo una respuesta para eso, no sé si la llegue a tener, pero es un hecho que no quiero continuar haciéndolo.

Después de todo lo que viví contigo, de todos los años que compartimos, nuestra vida juntos, las noches y los días, los grandes cambios en nuestras vidas, después de sentirte, odiarte, amarte, vivirte, sentirte, subir, bajar, reir, llorar; al final te tengo que dejar atrás, fuera de mi vida, lejos de mi, por mi y por ti, porque ya no podemos seguir asi, porque quiero rescatar lo que me queda, porque ya no quiero lastimarte ni que me lastimes.

Me rindo, intenté todo lo que pude, hice todo lo que estuvo en mis manos para que las cosas funcionaran, cometí errores, muchos, tu también; pero al final nada de eso importa, lo que importa es que después de todos esos errore solo nos quedó la desconfianza que no nos dejó y que al final nos separó, esa desconfianza que nos siguió hasta el final, hasta la última vez que oí tu voz y hasta el último mensaje que recibí a mi celular.

Por eso decidí que no quiero volver a verte, no quiero volver a saber de ti, no porque no me interese sino porque es lo mejor. Me va a doler, lo sé, pero no tanto como me duelen tus palabras cada vez que piensas que no te amo y que nunca lo he hecho…

Me duelen tus palabras y por esa razón hago lo que hago.

Me quedé contigo pensando en que me necesitabas, hoy me voy porque lo necesito. Esta vez es por mi.

Esta vez es definitivo.

Adios mi vida, mi amor, mi compañera y mi amiga.

Anuncios

~ por Explorador en 13 marzo 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: